Igúzquiza inaugura su depuradora - NILSA

NILSA

Notas de prensa

2020

08 de enero de 2020

Igúzquiza inaugura su depuradora

Igúzquiza ha inaugurado hoy su depuradora, que da servicio a los casi 200 habitantes censados. Esta instalación ha permitido dejar en desuso la fosa séptica anterior, de más de 40 años de antigüedad y con problemas serios de funcionamiento. Su capacidad era ya insuficiente y presentaba episodios habituales de colmatación que llevaron a mancomunidad de Montejurra, entidad responsable del mantenimiento y operación de las depuradoras que NILSA construye en su ámbito, a comunicar a esta empresa pública, adscrita al departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra, la conveniencia de un nuevo proyecto constructivo más completo.

La nueva instalación contempla dos tanques Imhoff, un filtro biológico y un humedal final, que solucionan los impactos medioambientales anteriores, como alivios y olores, y dan respuesta a las necesidades reales de caudal. Además, se ha construido y pavimentado un nuevo camino de acceso a la instalación de 37 metros longitud y 3 de anchura.

Los tanques Imhoff –de poliéster reforzado con fibra de vidrio y con unas medidas de 6,55 metros de largo por 5,10 metros de ancho y 5,25 metros de alto– retienen el agua residual y permiten un primer proceso de tratamiento de la misma, que se completa con el filtro. El humedal, de 545 metros cuadrados, actúa como tercera etapa de tratamiento y permite también almacenar el agua en episodios de tormentas o fuertes lluvias, sin que el caudal alivie al río directamente.

Así lo han podido comprobar esta mañana durante su visita el alcalde, José Ignacio Urra; el consejero y el director general del departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra, Bernardo Ciriza y Jesús María Rodríguez, respectivamente; el presidente y el gerente de la mancomunidad de Montejurra, Emilio Cigudosa y Nicolás Ulibarri, respectivamente; y el director gerente de NILSA, Fernando Mendoza.

La instalación está diseñada para tratar un caudal máximo de 72,40 metros cúbicos diarios y ha requerido una inversión de 271.244 euros, que se han financiado con cargo al canon de saneamiento, que todos los navarros pagamos en el recibo del agua y es gestionado por NILSA.

Este proyecto se enmarca en el objetivo de dotar de estaciones depuradoras a todas las localidades de menos de 200 habitantes, aunque ya dispongan de fosas sépticas –en la actualidad hay 486 en la Comunidad Foral–, porque estas instalaciones son más completas y fiables que las fosas. En la actualidad, únicamente el 1,81% de la población navarra no cuenta con saneamiento completo, lo que supone un total de 11.530 habitantes sobre un censo de 64.775 personas. Se trata de poblaciones muy dispersas, como caseríos, núcleos poblacionales de menos de 20 habitantes, señoríos o casas aisladas. Su impacto es muy leve sobre el medio ambiente, ya que se trata vertido doméstico, en el que no existe carga industrial nociva, sino únicamente orgánica.

Durante 2018, NILSA construyó varias depuradoras en este tipo de lugares pequeños y dispersos geográficamente como Erro, Ezkaroz o Figarol, y licitó proyectos para otros núcleos poco poblados como Baraíbar o Torres del Río.

En el futuro, el Plan Director del Ciclo Integral de Agua de Uso Urbano 2019-2030, aprobado el pasado mayo, prevé que el saneamiento con sistemas biológicos se extienda a todos los núcleos de más de 100 habitantes para 2024, un objetivo en el que NILSA trabaja. Este plan director es la hoja de ruta en la lucha contra el cambio climático en materia hídrica del Gobierno de Navarra. En líneas generales, el documento aboga por conseguir el buen estado ecológico de las masas de agua superficiales y también subterráneas, así como alcanzar una completa recuperación de costes para 2027, cuestión que la Directiva Marco del Agua, la más importante en la Unión Europea, establece como un requerimiento imprescindible. Además, se incluye inversión en I+D+i –centrada en once líneas de investigación prioritarias y que alcanzará el 2 % del presupuesto en 2030– como un principio de mejora del servicio, así como campañas de formación, educación y sensibilización para la ciudadanía.

A día de hoy, Navarra cuenta con 159 depuradoras, que son construidas por NILSA en estrecha colaboración con las entidades locales, de las cuales tanto Mancomunidad de Montejurra como Mancomunidad de la Comarca de Pamplona operan las plantas de su ámbito, si bien todas son ejecutadas y financiadas con el Plan Director de Saneamiento de los Ríos, que gestiona NILSA. En 2018 fueron depurados 86.750.609 metros cúbicos de agua residual, frente a los 75.657.875 del año anterior. Este incremento se debe a la abundante pluviometría del invierno y la primavera pasados, así como al aumento de la actividad industrial experimentado durante todo el año.