Cómo educamos - NILSA

NILSA

Educación ambiental, un reto insoslayable

Cómo educamos

En Navarra, donde tradicionalmente la preocupación por la naturaleza y el entorno ha sido alta, NILSA contribuye a concienciar sobre los buenos usos del agua desde 1999. El programa educativo nació ese año y en 2019 batió récords de asistencia, lo que demuestra la implicación creciente de la ciudadanía. Así que gracias por ser conscientes de que involucraros, con civismo e inquietud, resulta clave para el éxito de la preservación: mantener la riqueza natural comienza con una buena educación, con el gusto por el saber para poder actuar adecuadamente. 

En 2019 participaron en este programa 547 grupos, sumando 9.155 personas, constituyendo los talleres escolares las actividades más demandadas (5.812 participantes distribuidos en 303 grupos). Mientras, el público no escolar ha sumado 1.858 participantes en 99 grupos, datos significativamente superiores a otros años que indican cómo la inquietud por conocer el saneamiento, la depuración, el ciclo del agua y su imbricación en un escenario de cambio climático cala ya entre todas las edades. Recordamos que en 2018 participaron 7.177 personas, mientras que en 2017 recibimos a 6.903.

En cuanto a las preferencias, los talleres de verano, las charlas para mayores y las actividades en las orillas de los ríos son las más demandadas por el público general, dentro de un programa amplio, variado, continuo a lo largo del año, totalmente gratuito, que se imparte en tres idiomas (castellano, euskera a inglés) y que se adapta a grupos con todo tipo de necesidades especiales (auditivas, motoras, de comprensión…). Por otra parte, el programa alcanza todas las localidades navarras en el ámbito de actuación de NILSA (un ámbito foral, exceptuando la capital y localidades limítrofes, competencia de Mancomunidad de la Comarca de Pamplona). Esto supone que cualquier ciudadano o ciudadana de los lugares más dispares, desde las Bardenas hasta el Bidasoa, puede conocer el ciclo del agua y la depuración sin tener que desplazarse más allá del aula de su localidad o su tramo de río. Es el equipo de monitores el que acude allí donde se solicita y explica las infraestructuras que vertebran Navarra, en este caso las del saneamiento, como parte de un todo cohesionado que pretende ser homogéneo, no solo a la hora de construir instalaciones sino también de concienciar sobre ellas y explicar su objetivo último: el buen estado de los ríos. Todas las infraestructuras y toda la población, independientemente de su peso demográfico, presentan para nosotros el mismo protagonismo y les ofrecemos las mismas oportunidades de conocimiento de su entorno cercano, de lo que les afecta de cerca.
 

ríos de navarra

Cómo educamos