El Gobierno de Navarra aprueba el Plan Director del Ciclo Integral de Agua de Uso Urbano para 2019-2030 - NILSA

NILSA

Notas de prensa

2019

8 de mayo de 2019

El Gobierno de Navarra aprueba el Plan Director del Ciclo Integral de Agua de Uso Urbano para 2019-2030

Se han estimado 63 de las 150 alegaciones recibidas 
 
En sesión de Consejo de Gobierno celebrada hoy, a propuesta de la Consejera de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local, se ha aprobado el Plan Director del Ciclo Integral de Agua de Uso Urbano para el periodo 2019-2030.

El Plan Director, el mayor instrumento de lucha contra el cambio climático en materia hídrica de la Comunidad Foral, ha recibido 150 alegaciones durante la fase de exposición pública (diciembre 2018-febrero 2019), de las que han sido estimadas 63 (total o parcialmente), desestimadas 43, y considerando ya recogidas en el documento inicial las 44 restantes.
El grueso de las alegaciones se ha recibido en torno a los ríos Ega (78 alegaciones del total, un 52 %) y Queiles (21 alegaciones, el 14 % del total). En el primer caso las principales demandas solicitan analizar de nuevo las alternativas, introducir precisiones en el Estudio Ambiental Estratégico, reducir la presión sobre el acuífero de Mendaza, adelantar temporalmente la conexión al Canal de Navarra y dotar de presupuestos las infraestructuras para empleo de los pozos aluviales. De todas ellas, se ha estimado total o parcialmente el 44 %, se desestima el 22 % y se considera que ya el 34 % restante está ya contemplado. En cuanto a la cuenca del Queiles, se han recibido 21 alegaciones, de las que se ha estimado el 5 %, se ha desestimado el 57 % y se ha considerado que el resto ya estaba recogido. Las cuestiones planteadas solicitaban prescindir de las fuentes del Queiles en abastecimiento, no incrementar volúmenes de agua, sancionar consumos ineficientes y no incluir infraestructuras de transporte desde otras comunidades. Debe tenerse en cuenta que el Plan Director asume las concesiones legalmente vigentes y los usos del agua ya establecidos en el Plan Hidrológico de la Demarcación del Ebro. Quiero hacer unas verificaciones para confirmar estos datos.

Si bien también ha habido alegaciones en el resto de ámbitos geográficos, como por parte de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona (12 en total), entre las que destaca el requisito de incluir las obras de interés general del Estado en saneamiento. Por parte de la Mancomunidad de Valdizarbe destacan las obras de abastecimiento, mientras que el resto de propuestas de este tercer bloque (hasta llegar a 51) son muy heterogéneas.

El Plan Director ha sido elaborado entre 2016 y 2019 por este Departamento del Gobierno de Navarra y su objetivo es regular y asegurar el abastecimiento y el saneamiento integral de toda Navarra. A través del proceso de participación pública, celebrado entre enero y mayo de 2018, e se recibieron 741 aportaciones: 556 durante las reuniones, a través de propuestas a mano alzada y en los grupos de trabajo, y otras 185 por internet, de las cuales 140 llegaron a través de Gobierno Abierto y otras 45 por correo electrónico. En el mismo proceso habían participado 394 personas (301 hombres y 93 mujeres), tanto del ámbito institucional como de la ciudadanía general, asociaciones, colectivos...

Cabe recordar que este Plan Director abarca desde las infraestructuras hasta la futura gobernanza (incluyendo tarificación), con un total de 10 líneas de acción. Resulta clave en un escenario de cambio climático en el que las previsiones apuntan que para 2030 las aportaciones hidrológicas disminuirán un 15 % en Navarra, mientras que las previsiones indican que la población continuará estable, lo que supone que con menos recursos habrá que atender, al menos, las mismas demandas, siendo el consumo actual de 77 hectómetros cúbicos anuales.

Los objetivos de abastecimiento establecen que en 2030 toda la población contará con fuentes de alta calidad, estables y suficientemente diversificadas como para garantizar un servicio continuo y excelente, sin olvidar que también será necesario un consumo responsable (consumo doméstico que no supere los 120 litros por habitante y día, reducción de los niveles de agua no registrada y uso de recursos de menos calidad para otros usos). Por otra parte, el saneamiento con sistemas biológicos se extenderá a todos los núcleos de más de 100 habitantes para 2024. En la actualidad, el 98% de la población de Navarra cuenta ya con un saneamiento biológico y se trabaja en el 2% restante, difícil de conseguir por la dispersión geográfica y la baja densidad de población.

En el ámbito de la gobernanza y gestión tarifaria, postula comenzar por un exhaustivo estudio de costes en 2020, ya que en la actualidad Navarra cuenta con más de doscientas entidades que prestan el servicio de abastecimiento y su cobro, sin una forma única y homogénea de actuación. El plan contempla para 2021 el establecimiento de un sistema tarifario común, solidario, equilibrado y que fomente el ahorro y eficiencia en el uso y gestión del agua, y la aprobación de una Ley Foral que regule el ciclo urbano del agua.

En cuanto a las líneas generales, el documento aboga por conseguir el buen estado ecológico de las masas de agua superficiales y también subterráneas, así como alcanzar una completa recuperación de costes para 2027, cuestión que la Directiva Marco del Agua, la más importante en la Unión Europea, establece como un requerimiento imprescindible. Además, se incluye inversión en I+D+i –centrada en once líneas de investigación prioritarias y que alcanzará el 2 % del presupuesto en 2030– como un principio de mejora del servicio, así como campañas de formación, educación y sensibilización para la ciudadanía.