NILSA instala placas solares en las depuradoras de Navarra para disminuir el gasto eléctrico - NILSA

NILSA

Notas de prensa

2020

30 de noviembre de 2020

NILSA instala placas solares en las depuradoras de Navarra para disminuir el gasto eléctrico

Vista aérea de las placas instaladas en la depuradora de Tafalla-Olite. 
 
Las depuradoras de Tafalla-Olite, Tudela y Bajo Ebro –da servicio a Ablitas, Fustiñana, Cabanillas, Ribaforada y Buñuel– cuentan ya con nuevas instalaciones de placas solares, cuya producción va destinada a autoconsumo de energía eléctrica en las propias instalaciones. NILSA, empresa pública responsable del saneamiento y adscrita al departamento de Cohesión Territorial del Gobierno de Navarra, ha proyectado extender este sistema a otras instalaciones en una segunda fase que tendrá lugar hasta el inicio de 2021.
 
En el próximo cuatrimestre las plantas elegidas serán Bajo Ega –da servicio a Cárcar, Andosilla y San Adrián–, Bajo Arga –sirve a Funes, Falces, Peralta, Marcilla y Caparroso–, Cursos Medios del Irati –comprende Aoiz y Ekai de Lónguida, con próxima conexión de Aós– y Valtierra-Arguedas, además de una posible ampliación en Tudela, una vez se lleven a cabo modificaciones técnicas. Las licitaciones de estos proyectos tendrán lugar a lo largo de septiembre y su culminación está prevista para enero de 2021. Además, se acaban de iniciar las tramitaciones de los proyectos para las depuradoras de Cintruénigo, Milagro y Lodosa-Sartaguda, que se acometerán a partir de enero del próximo año.
 
Los buenos resultados obtenidos en 2019 en la planta-piloto, ubicada en la depuradora de Beire-Pitillas, avalan la extensión del proyecto. Como remarca el gerente de NILSA, Fernando Mendoza, “nuestro objetivo es dotar al mayor número posible de depuradoras de paneles para potenciar la energía fotovoltaica, reducir las emisiones de dióxido de carbono y ahorrar en energía eléctrica. No en todas las instalaciones será posible llevar a cabo esta práctica, ya que en algunas lo desaconseja la climatología, pero el objetivo es extender al máximo esta buena práctica en la lucha contra el cambio y climático y por la sostenibilidad”.
Por su parte, el director de Operación y Mantenimiento de NILSA, Roberto Ferrández explica el caso de éxito de Beire-Pitillas. “Fue la primera en contar con 36 paneles solares, que ocupan una superficie de 59 metros cuadrados, y que sirven para autoabastecer de energía a la planta. Su potencia es de 9,9 kWp* y supone una reducción de 4.677 kilogramos anuales de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Con un presupuesto de 14.300 euros, el tiempo de amortización de la inversión está establecido en diez años, al igual que en el resto de las instalaciones”. 
 
En el caso de Tudela, la potencia es de 100kWp, la superficie de placas abarca 600 metros cuadrados (306 módulos de paneles de casi dos metros cuadrados por módulo) y la adjudicación, realizada en diciembre, fue de 97.438 euros. En los casos de Tafalla-Olite y Bajo Ebro, el pliego estableció inversiones de 126.000 euros y 65.835 euros, y potencias de 100kWp y 75kWp, respectivamente. La menor cuantía en inversión y potencia en Bajo Ebro se debe a que la superficie cubierta con paneles es algo menor, ya que únicamente se instalan en los tejados de los edificios y del aparcamiento, por tratarse de una zona inundable. En el resto, los paneles se instalan con carácter general en el suelo.
 
Si bien la energía que produzcan estos paneles no autoabastece completamente la requerida por las instalaciones, sí alcanzará el 19% del consumo anual de cada depuradora. En la actualidad, Tudela consume unos 15.000 euros mensuales de electricidad -que supone el mayor gasto de la operación y mantenimiento de las depuradoras en Navarra-, mientras que Tafalla-Olite ronda los 10.000 euros y Bajo Ebro, los 7.000 euros.
 
Objetivos europeos
 
Además de las ventajas económicas, Ferrández incide en la estrategia europeísta y la necesidad de cumplir metas en la próxima década. “Existen objetivos estratégicos acerca de la energía establecidos desde la Comisión Europea y marcan que para 2030 debe alcanzarse una reducción del 40% de los gases de efecto invernadero respecto a 1990; además de un 32% de cuota de energías renovables y un 32,5% de mejora de la eficiencia energética. Estos objetivos han tenido su traslación en el Plan Energético Navarra 2030 y para NILSA supone que, en diez años, deberá alcanzar un 26% de reducción en sus emisiones de CO2, un 50% de cuota de energías renovables en el consumo total de energía y un 19,54% de reducción de la energía primaria por actuaciones de eficiencia”.
 
Ferrández ha sido el responsable de implantar este proyecto, en calidad de Director de Operación y Mantenimiento, junto con todo su equipo. Ellos fueron los encargados de realizar auditorías energéticas con la Asociación de la Industria Navarra (AIN) en varias instalaciones y un estudio con el Centro Nacional de Energías (CENER). “Tras este trabajo, vimos la opción de instalar parques de energía fotovoltaica en nuestras instalaciones como la solución técnica más viable para el cumplimiento del objetivo de la cuota de energías renovables”, incide Ferrández.
 
En la actualidad NILSA gestiona 669 instalaciones, de las cuales 93 depuradoras funcionan con energía eléctrica (otras 58 no la necesitan porque funcionan con un sistema de distribución por gravedad y los 518 tratamientos primarios tampoco la precisan).
 
Fondos FEDER
 
Todos estos proyectos han sido cofinanciados al 50% por el fondo FEDER (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) de la Unión Europea. NILSA ha gestionado en sus 31 años de andadura más de 36 millones de euros en fondos europeos, siendo los FEDER los principales. Además, en el programa europeo LIFE NADAPTA**, NILSA cuenta con un presupuesto de 3.329.813 euros: 1.997.888 euros son aportados por la Unión Europea y 1.331.925 euros proceden de la autofinanciación de la empresa pública.
 
Cabe recordar que NILSA forma parte del primer proyecto de la Unión Europea de adaptación al cambio climático LIFE NADAPTA, otorgado al Gobierno de Navarra en noviembre de 2018 y dotado con 15,6 millones de euros. NILSA estudia en este marco buenas prácticas para la gestión de las masas de agua, pero también implanta medidas para aumentar la eficiencia energética de sus procesos, como las placas solares.

-----
 
*Kilovatio de pico (kWp) = medida de la potencia máxima que genera un panel o conjunto de paneles, a 25º C de temperatura, en las horas de máxima insolación (a mediodía).
**LIFE16 IPC/ES/000001 - LIFE-IP NAdapta-CC. Towards an integrated, coherent and inclusive implementation of Climate Change Adaptation policy in a region: Navarre. Hacia una aplicación integrada, coherente e inclusiva de la política de adaptación al cambio climático en una región: Navarra.