Actuaciones - NILSA

NILSA

ACTUACIONES

El Consorcio de Residuos de Navarra está viendo redibujado su papel a partir del Plan de Residuos de Navarra 2017-2027. El objetivo es aumentar su eficacia, optimizar todas sus posibilidades y lograr que la gestión de los residuos de Navarra sea referente en gobernanza, soluciones técnicas, concienciación y sensibilización, integración de criterios de economía circular y, sobre todo, decreciente. Es decir, que cada vez seamos capaces de generar menos basura. Como Consorcio de Residuos, que agrupa a todas las entidades locales, con las que trabaja día a día a través de diferentes vías y con un equipo multidisciplinar, queremos ayudar a que Navarra sea una Comunidad referente en reciclaje, revalorización y reducción de los residuos en origen. 

Pero vayamos paso por paso. 

La información relativa al Plan de Residuos de Navarra 2017-2027 se encuentra en su totalidad publicada en la web del Departamento de Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Administración Local del Gobierno de Navarra y está accesible desde este enlace. Como se puede observar, la página recoge el histórico de su elaboración, desde el primer borrador, pasando por las alegaciones, el estudio ambiental estratégico..., hasta llegar al acuerdo de su aprobación. Se trata no solo de gestionar los residuos, sino también de hacerlo desde una buena gobernanza, con una perspectiva que incluya la transparencia y la participación pública como dos valores transversales a todo el trabajo técnico. 

Por otra parte, la información relativa a las diferentes áreas de actuación del Consorcio de Residuos la vamos a ir desgranando en los siguientes epígrafes, pero avanzamos que son cinco las áreas principales: transporte, tratamiento y reciclaje de las distintas fracciones; tratamiento, reciclaje y valorización de biorresiduos; actuaciones en materia de prevención; fiscalidad; I+D+i. 

Transporte, tratamiento y reciclaje de las distintas fracciones

carga de una gabarra en la planta de transferencia de Tafalla

El Consorcio de Residuos se ocupa del transporte, tratamiento y reciclaje de las distintas fracciones de residuos que recogen las quince entidades consorciadas. Éstas no solo recogen lo que gestiona el Consorcio, sino también el papel y el vidrio, que son gestionados por los sistemas integrados de gestión y los recicladores papeleros. En cuanto a las fracciones que gestiona el Consorcio, se trata de los envases (latas, briks, plásticos...), los biorresiduos (restos de jardinería, de poda, de alimentos...) y la fracción resto (la que consideramos comúnmente "basura", ya que no se puede enmarcar en ninguna de las anteriores). 

Para gestionar este proceso, el Consorcio dispone de dos tipos de instalaciones: plantas de transferencia (y muelles de descarga, que vienen a ser lo mismo, pero de dimensiones más reducidas) y centros de tratamiento

Hablemos primero de las plantas de transferencia: en Navarra existen tres. Una para la zona del Pirineo (ubicada en Sangüesa), otra para la zona Norte (ubicada en Doneztebe/Santesteban) y una tercera para la zona Media (ubicada en Tafalla). Su función es aglutinar y compactar la basura que llega desde las diferentes localidades de cada zona. En ellas, los camiones de recogida de basura -cuya capacidad ronda entre seis y ocho toneladas- descargan los residuos que, tras compactarse, son enviados en un trailer de casi el doble de capacidad hasta el punto final de tratamiento que geográficamente les corresponde. 

En cuanto a los muelles de descarga, las mancomunidades de Sakana y de Ribera Alta construyeron en 2009 y 2010 los suyos propios, previa aprobación y financiación por parte del Consorcio de Residuos, para luego trasladar de forma directa su basura al centro de tratamiento de El Culebrete. Estos muelles permiten compactar los residuos, reducir su volumen y cargarlos en camiones de veinte toneladas -en lugar de los habituales de recogida de basura, que son de ocho toneladas- con el consiguiente ahorro de costes y de emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. La construcción de estos muelles y plantas de transferencia facilita también la clausura de vertederos, según establece también la normativa europea.   

En el caso de Sakana, en el que no es necesaria la compactación, gestiona unas 10.000 toneladas anuales procedentes del contenedor verde de tres mancomunidades (Sakana, Alto Araxes y Mendialdea) y 350 toneladas de envases, que son transportadas hasta la planta de selección de envases de Moratiel.   

Los centros de tratamiento son también tres: la planta de Cárcar, la planta de El Culebrete y el centro de envases de Moratiel. Esto sin hablar de las plantas de compostaje de construcción inminente, de las que iremos dando noticias conforme vayan avanzando los proyectos.

Recordaos también que, junto con las entidades consorciadas, se ha dispuesto una red de puntos limpios donde se recogen y gestionan otros residuos generados en los hogares y que tienen una consideración especial, como son los aparatos eléctricos y electrónicos, los restos de pinturas y barnices, productos de droguería y perfumería, etc. 

Tratamiento, reciclaje y valorización de biorresiduos

compostador

Se trata de la gran apuesta a corto plazo. El objetivo del Plan de Residuos es la captura del 70% de los biorresiduos generados en Navarra en el horizonte temporal 2027 y su valorización mediante compostaje. Para ello, el Consorcio de Residuos, en estrecha coordinación con las mancomunidades, dispondrá de nueve plantas de compostaje en los próximos años. Estas plantas futuras serán de titularidad pública o bien concertadas con empresas de carácter social o ligadas al sector agropecuario. En la actualidad existe una en Cárcar y otra, inminente, en Sakana. 
 
Por otra parte, y como línea de trabajo complementario, reforzará el despliegue de medios humanos y tecnológicos, ya iniciado por las mancomunidades, para acercar la gestión de residuos a la ciudadanía con el objetivo de mejorar su compromiso y alcanzar los objetivos de recuperación de materia orgánica, entre otros.
 

Actuaciones en materia de prevención

camión de recogida en la báscula de pesaje

Uno de los principales objetivos del Consorcio de Residuos de Navarra para los próximos años es fomentar un  consumo responsable y conseguir una participación activa y colaborativa en la prevención de residuos, colaborando para ello con la oficina de prevención que va a crear el Gobierno de Navarra.  

El Plan de Residuos de Navarra se ha fijado entre sus objetivos estratégicos reducir el 12% de los residuos que generamos así como la contaminación presente en los mismos.

Además, pensamos actuar en:
- Reducir la tasa por una menor producción de residuos.
- Impulsar la reutilización de materiales antes de que se conviertan en residuos.
- Reforzar las redes de recogida, reparación y puesta en el mercado de aparatos eléctricos y electrónicos, muebles y otros productos voluminosos.
- Diagnóstico de la presencia de contaminantes orgánicos persistentes en los residuos y diseño de estrategias de reducción.  

Fiscalidad

contenedor orgánico

El Consorcio de Residuos de Navarra está comprometido con una nueva fiscalidad que aplique el principio de “quien contamina paga”. A tal efecto, colabora con el Gobierno de Navarra en la elaboración del proyecto de ley de residuos de la Comunidad Foral, donde se establecerá la fiscalidad que se aplicará en los próximos años.  

Durante el último ejercicio se ha analizado la generación de residuos en el ámbito consorcial, lo que ha permitido modificar la ordenanza fiscal que fija la tasa de tratamiento. Durante el año 2017, en los ámbitos que registran mejores prácticas (menor generación de fracción resto y mayor generación de biorresiduo separado), la tasa será menor.   

I+D+i

El Culebrete

El Consorcio de Residuos de Navarra apuesta por la I+D+i como herramienta para mejorar la gestión que realiza actualmente en materia de residuos y cumplir con los objetivos marcados de forma más eficiente.
 
La estrategia de materia orgánica así como la aplicación de las mejores técnicas disponibles para el tratamiento de lixiviados de vertedero son los dos mayores retos técnicos que se están afrontando desde el Consorcio de Residuos en la actualidad. Para el diseño de una adecuada estrategia en ambas materias, se están desarrollando dos proyectos de I+D+i: “Tratamiento y valorización agronómica de residuos orgánicos” y “Tratamiento de  oxidación avanzada de aguas residuales depuradas procedentes de EDARs y de lixiviados de vertederos urbanos situados en la Comunidad Foral de Navarra”